¿Por qué mi perro vomita bilis amarilla? 5 posibles razones

  perro vomitando



Los casos intermitentes de vómitos en perros son estándar, al igual que en los humanos. Cientos de razones relativamente benignas por las que tu perro podría vomitar ocasionalmente, pero si tu perro vomita con regularidad, esto es un signo de un problema más importante.

La presencia de bilis, una sustancia de color amarillo verdoso, es una historia diferente. Si su perro vomita bilis regularmente, debe hacer que un veterinario vea a su mascota de inmediato, ya que esto es un signo de un problema más grave con la digestión de su perro.





Estas son las cinco enfermedades más comunes que podrían causar que tu perro vomite bilis:

  Divisor 8



pug yorkie mix

Las 5 razones principales por las que los perros vomitan bilis amarilla:

1. Síndrome de vómitos biliosos

La bilis es producida por el hígado y la vesícula biliar almacenada. Cuando se ingiere la comida, la bilis se libera en el intestino delgado para ayudar al cuerpo a digerir la comida y utilizarla como fuente de energía para el resto de las funciones del cuerpo.

El síndrome de vómitos biliosos es cuando la bilis se filtra desde el intestino delgado hacia el estómago; esto suele ocurrir cuando un perro no ha comido durante un tiempo o ha consumido cantidades anormalmente grandes de alimentos grasos. Comer mucha hierba o beber mucha agua también puede causar que la bilis se filtre hacia el estómago.

Los pacientes con síndrome de vómitos biliosos generalmente se benefician de una dieta fácil de digerir, baja en grasas y alta en fibra. Las comidas más pequeñas y frecuentes también pueden ayudar con los síntomas del síndrome de vómitos irritables.

razas de perros blancos
  El perro doméstico negro tiene el cuerpo encorvado y vomita mucosidad.

Haber de imagen: Mumemories, Shutterstock


2. Enfermedades Gastrointestinales

Cuando un perro vomita bilis regularmente, es una señal de que algo anda mal con el sistema digestivo. Esto podría ser una enfermedad inflamatoria, úlceras, infestaciones de parásitos, ciertos tipos de cáncer o problemas menores que afectan la digestión de su perro.

Deberá hacer que su perro sea evaluado y diagnosticado por un veterinario para recibir el tratamiento adecuado. La bilis es muy ácida y puede desgastar los tejidos del esófago y el estómago, lo que provoca ulceraciones si no se controla.

Las razas con estómagos sensibles como los bulldogs, las razas de juguete, los retrievers y los caniches deben controlarse para detectar signos de fuga de bilis, ya que están predispuestos a problemas de ulceración estomacal.

  primer plano de un perro bulldog francés retenido por un médico veterinario en la clínica veterinaria

Haber de imagen: Hryshchyshen Serhii, Shutterstock


3. pancreatitis

La pancreatitis es un trastorno hormonal en el que el páncreas no puede producir suficientes hormonas utilizadas para descomponer los azúcares en el torrente sanguíneo en energía. Los alimentos muy grasos y aceitosos pueden acelerar o causar pancreatitis en perros y personas.

Los signos más comunes de pancreatitis son vómitos biliosos, dolor abdominal y diarrea. La pancreatitis generalmente aparece de tres a cinco días después de que un perro ingiere alimentos demasiado grasos, pero puede aparecer tan pronto como 24 horas después de la ingestión. Es posible que vea a su perro vomitar bilis de 24 a 48 horas después de comer alimentos grasos.

imagenes de huskys siberianos
  perro orinó en la alfombra

Haber de imagen: Olimpik, Shutterstock


4. Obstrucciones intestinales

Juguetes , los huesos y otras obstrucciones intestinales pueden hacer que la bilis del intestino delgado se filtre hacia el estómago y sea expulsada a través del vómito. Estas son emergencias médicas que requieren atención médica inmediata para eliminar la obstrucción.

Por lo general, una obstrucción intestinal comenzará presentándose como vómitos regulares que se convierte en bilis amarilla después de vaciar el estómago del perro. Es ideal para abordar el bloqueo antes de que tu perro empiece a vomitar bilis, ya que la naturaleza ácida del amargor puede dañar los órganos internos de tu perro.

  Vómito de perro en la sala del piso_cunaplus_shutterstock

Haber de imagen: Cunaplus, Shutterstock


5. alergias

Si su perro ingiere algo a lo que es alérgico, puede vomitar y la bilis puede estar presente en el vómito mientras el estómago intenta digerir el alimento al que era alérgico. Este tipo de vómito generalmente ocurre justo después de cambiar a un nuevo alimento al que su perro es alérgico.

Las alergias alimentarias más comunes de los perros son la carne de res, los lácteos, el trigo, los huevos, el pollo, el maíz, el cordero, la soja, el cerdo, el conejo y el pescado. En algunos casos, los perros pueden volverse alérgicos a algo que han comido regularmente durante años.

La mayoría de las mascotas desarrollan alergias alimentarias entre 1 y 5 años de edad, pero algunas pueden desarrollar alergias o intolerancias más adelante en la vida. ¡Trabaja con un nutricionista veterinario para encontrar la mejor dieta para tu perro!

jack russell shih tzu
  Cerca de un hermoso perro comiendo del bol

Crédito de la imagen: dmytro Zinkevych, Shutterstock

  Divisor 8

Pensamientos finales

Puede ser aterrador ver a tu perro vomitando bilis. Se supone que ese material debe permanecer en el intestino delgado; ¡Tiene sentido ser aterrador de presenciar! Afortunadamente, la intervención temprana puede ayudar a controlar las condiciones del vómito de bilis. ¡Hable con su veterinario para crear un plan para la salud y el bienestar continuos de su perro!

+ Fuentes